jueves, 22 de diciembre de 2011

CORE

Desde hace un par de semanas he empezado a entrenar una parte del cuerpo que nunca antes la había trabajado.

Se trata del core o núcleo, zona central del cuerpo (abdómen interno), con la ayuda del bosu, la pelota gigante (fitball) y algún artilugio más. La idea es fortalecer la pared abdominal y la lumbar a través de ejercicios basados en el equilibrio del cuerpo sobre una superficie o apoyo inestable.

Lo cierto es que te hace sentir bien, sobretodo las agujetas nunca antes conocidas, y son de gran importancia para mantener un tronco fortalecido que hace de unión entre el tren inferior (trabajado en el ciclismo y la carrera a pie) y el tren superior (en mi caso la natación) por lo que es muy importante para prevenir lesiones de descompensación muscular.



El entrenamiento del core es sencillo, cualquier persona puede llevarlo a cabo ya que es una forma relajada de trabajar las diferentes partes del cuerpo. Su ejecución será lenta. Tenemos que concentrarnos es respirar correctamente a lo largo de toda la actividad y realizar los diferentes ejercicios que componen el core.
Para desarrollar el ejercicio llevaremos a cabo diferentes posturas encaminadas todas ellas a fortalecer la zona del tronco. Para ayudar a crear un abdomen fuerte ejecutamos diferentes ejercicios abdominales de forma muy lenta y todos ellos en el suelo, evitando forzar la espalda y el psoaps. Además realizaremos otros ejercicios como el movimiento del perrito para trabajar los abdominales de forma diferente a la habitual.
La espalda la trabajamos con los movimientos que en core se conocen como el del puente, el de superman y el de la plancha. En todos ellos nos vamos a centrar en la zona lumbar y cervical de la columna, a la vez que entrenamos la flexibilidad y el desarrollo motriz de esta parte del cuerpo.
Con estos ejercicios vamos a conseguir una mayor fortaleza en esta parte del cuerpo. Además, las repeticiones reiterativas de cada uno de ellos nos ayudará a mantener esta zona del cuerpo activa , algo que nos permitirá eliminar líquidos y conseguir unos músculos tonificados y en perfectas condiciones. Todo esto propiciará un aumento de la fuerza en la zona media de nuestro cuerpo, algo que va a repercutir en los ejercicios que vamos a realizar con el resto de músculos, ya que al ser un centro de gravedad es fuente de fuerza en numerosos ejercicios.
No podemos olvidar que el trabajo con core aumentará notablemente la flexibilidad en la zona entrenada. Esto hará que aumentemos la movilidad de las diferentes partes del cuerpo, a la vez que mantenemos unos músculos más jóvenes y flexibles, retrasando el envejecimiento prematuro de los tejidos y evitando la rigidez muscular que puede acabar derivando en lesiones lumbares o cervicales.
Fortalecer esta parte del cuerpo hará que mantengamos una columna más recta mejorando notablemente la postura. Daremos una imagen más saludable libre de lesiones y malas posturas que a la larga acabarán por perjudicar a nuestro cuerpo.


Fuente: Vitónica






La primera vez que oí la palabra Core fue a gracias a mi amigo Pez en una entrada en su blog y la verdad es que me llamó mucho la atención: http://jmdomenech.blogspot.com/2011/02/core-work.html


Os adjunto algunos enlaces interesantes de ejercicios:


http://www.prowellness.es/prow/index.php?option=com_content&view=article&id=151:mis-ejercicios-de-core-con-el-bosu&catid=39:articulos&Itemid=18

http://www.vitonica.com/equipamiento/abdominales-con-fitball

ENTRENOS:
Martes: Gimnasio, ejercicios de mantenimiento y core.
Miércoles: Más de lo mismo pero más centrado en los abdominales.
Jueves: Natación 3000m tranquilos.

1 comentario:

  1. Buena entráda con información interesante.

    Yo siempre aprovecho esta época sobretodo para entrenar el core, porque lo puedo hacer desde casa y así evitar el frio y deshacerme de la pereza.

    Salud y km!

    ResponderEliminar