miércoles, 19 de enero de 2011

POR QUÉ NOS LESIONAMOS?

Es la pregunta que siempre nos hacemos.

Nos lo preguntamos una y otra vez cuando algo no funciona correctamente en nuestras actividades deportivas habituales.

Hay muchísimos factores que favorecen las lesiones en la actividad del corredor. En este post vamos a intentar explicar las razones más importantes y comunes que provocan todo tipo de lesiones.

El corredor puede sufrir lesiones agudas y lesiones crónicas. Las lesiones agudas son fáciles de diagnosticar y son las que acontecen tanto en el ambito deportivo como en la actividad cotidiana. Las lesiones de tipo crónico, también llamadas lesiones por sobrecarga ó sobreutilización, son las lesiones propias del corredor de fondo. El corredor de fondo no realiza gestos violentos ni grandes amplitudes articulares, pero si realiza una reiteración continua y constante del mismo gesto deportivo. Para hacernos una idea, un maratoniano que realice la prueba en un tiempo de 3 horas, va a impactar con sus pies sobre el suelo una media de 30.000 ocasiones, multiplicando entre 2 y 3 veces el peso de su cuerpo en cada impacto. Por lo tanto van a ser lesiones de origen mecánico, relaccionadas con la estructura del corredor, con el entrenamiento que realiza y con el calzado deportivo que utiliza. El 70% de los corredores sufren con cierta frecuencia alguna lesión:

- Distensiones músculo – tendinosas
- Esguinces de ligamentos
- Rupturas parciales ó totales

Habitualmente son lesiones leves, de poca importancia, pero a menudo reincidentes que suelen ser tratadas con remedios caseros por uno mismo ó por profesionales poco cualificados.

ESTADÍSTICA LESIONAL

- Pie y Pierna......................... 60%
- Rodilla................................... 29%
- Ingle...................................... 11%

CAUSAS MAS FRECUENTES DE LESION

ERRORES DE ENTRENAMIENTO

Las lesiones más frecuentes están relaccionadas con la calidad y cantidad del entrenamiento y sobre todo :

- Al inicio del entrenamiento ó de un programa nuevo de entrenamiento
- Aumento drástico de la intensidad del entreno
- Accidentes microtraumáticos y/o lesiones musculotendinosas en corredores principiantes
- Exceso de entrenamiento por superficie dura
- Calzado inadecuado, no específico ó de baja calidad
- Falta de calentamiento y de estiramientos previos al entreno ó competición
- Falta de enfriamiento y de estiramientos posteriores al entreno ó competición
- Exceso de kilometraje
- Superficies inadecuadas y terrenos inestables con desniveles e inclinaciones
- Desgaste de la suela de la zapatilla ó deformación en exceso de la misma
- Salidas excesivamente rápidas en competición
- Competir con zapatillas nuevas

ALTERACIONES ESTRUCTURALES DEL APARATO LOCOMOTOR

Cualquier desequilibrio de alineación y/o de apoyos plantares va a condicionar de una forma importante, la aparición de sobrecargas y por lo tanto de lesión. Algunas de las alteraciones más frecuentes que suelen presentar los corredores son :

- Pie plano ( ausencia de arco plantar, el pie apoya completamente en el suelo )
- Pie valgo o pronado ( el pie se mete hacia el interior )
- Pie cavo ( aumento del arco plantar, apoyo exclusivo de talón y antepié )
- Pie varo o supinado ( el talón se va hacia fuera )
- Genu valgo ( piernas en “X”, las rodillas chocan entre sí )
- Genu Varo ( piernas en ( ), arqueadas o de montar a caballo )

Por supuesto cualquier alteración de los pies va a tener una correspondencia o reflejo en estructuras anatomicas superiores como rodilla, cadera y columna vertebral; de ahí la importancia de conocer no solamente nuestro nivel de forma física, sino además nuestra propia estructura anatómica.

ALTERACIONES BIOMECÁNICAS :

La mayoria de los corredores tienen alguna alteración en su forma de correr, dependiendo de lo grande que ésta sea, producirá mayor ó menor sobrecarga. Existen 3 grupos dentro de los cuáles se encuadran todos los corredores :

Pronador :

El corredor dirige el apoyo del pie hacia su parte interna, desgastando la zapatilla por su borde interno; suele ser un pie muy flexible o laxo a menudo confundido con un pie plano que suele transmitir lesiones compartimentales a nivel de la pierna, como la Periostitis Tibial.

Supinador :

Es aquel corredor que apoya sobre la parte externa del antepie, normalmente va asociado a pie Cavo, es decir, pie con aumento del arco plantar. Suelen ocasionar sobrecargas a nivel de gemelo, talón, fascia plantar, etc. El desgaste de la suela discurre por el borde externo de la misma.

Prono – Supinador :

Es un pie complejo donde está implicada no sólo la articulación del tobillo, sino todas y cada una de las articulaciones del pie.
 
De una manera genérica podemos afirmar que nuestro organismo se lesiona cuando las cargas de trabajo a las que es sometido, superan la capacidad de éste para adaptarse a ellas. En muchas ocasiones los verdaderos culpables de que nos lesionemos, somos nosotros mismos, al trabajar de una manera más o menos inconsciente sin respetar normas básicas de entrenamiento, como el calentamiento, los estiramientos y la progresión en la intensidad del ejercicio.

En otras ocasiones y a pesar de respetar éstas normas, nos lesionaremos al presentar nuestro aparato locomotor pequeños o grandes defectos estructurales o desviaciones anatómicas que nos alejan del patrón de normalidad. A menudo estas alteraciones estructurales de nuestra anatomía son inapreciables para la mayor parte de nuestra actividad cotidiana, pero cuando hablamos de correr y sobre todo de correr y saltar o correr golpeando un balón, entonces es cuando verdaderamente aparecen los problemas.

Muchas personas que se inician en la practica deportiva a una edad tardía, ven como empiezan a tener problemas en forma de lesiones que no habían tenido antes y que en ocasiones les desaniman a seguir entrenando, ya que de alguna manera, esto les repercute negativamente no sólo en su propio cuerpo, sino además en el entorno social y laboral del sujeto.

Por otra parte tenemos que tener en cuenta que nuestro organismo comienza a deshidratarse a partir de los 22 años, es decir, que empezamos a envejecer relativamente pronto en relación con la media de años que vivimos, de ahí que sea a partir de esa edad cuando más frecuentes son las lesiones, favorecidas, por otra parte, por una mayor intensidad o vigor en la actividad, al tener nuestro sistema musculoesquelético su máximo vigor. También será en torno a esta edad cuando mayor será nuestra capacidad funcional. Sin embargo la edad idónea para correr pruebas de larga distancia, Maratón (42 Km.) y Ultramaratón (100 a.m.), está en torno a los 28 – 30 años, que es cuando nuestros músculos pierden potencia, pero se hacen más resistentes, de ahí que los velocistas sean más jóvenes que los fondistas.

Fuente: Angel González de la Rubia Heredia . –Podólogo-
Especialista en Biomecánica, Ortopodología y Cirugía del Pie.Universidad de Alcalá deHenares
Experto en Medicina Deportiva. Universidad Complutense de Madrid.

4 comentarios:

  1. Informacion basica y sumamente util para todos los corredores, sin duda...!!

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante... Dice verdades como puños en las que me he sentido 100% retratado.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo muchas veces las molestias – lesiones son por hacer el burro.

    ResponderEliminar
  4. Si es que...quien dijo que el deporrte era sano?? jajajaja
    Gracias por la info

    ResponderEliminar